Preparando la Navidad

No había lugar para ellos en el aposento

(Lucas 2, 7)

nacimiento_salzillo_posada-copia3

Cuando llegue el Salvador,

tranformará la bajeza de nuestro ser,

reproduciendo en nosotros el esplendor suyo;

a condición de que el corazón

quede previamente transformado,

reproduciendo la humildad del suyo.

Por eso va pregonando:

‘Aprended de mi, que soy sencillo y humilde de corazón’.

Fíjate en esta expresión , porque hay una doble humildad.

Humildad de conocimiento

y humildad de afección,

llamada aquí de corazón.

(Bernardo de Claraval. En el Adviento del Señor, S. 4)