Archivo de la categoría: de 25 a 31 de mayo

Una flor diaria para María, Madre de Dios, en el mes de Mayo (desde el día 25 hasta el día 31)

31 de mayo

DULZURA DE LOS ÁNGELES


Dulzura de los ángeles, alegría de los afligidos,
abogada de los cristianos, Virgen madre del Señor,

protégeme y sálvame de los sufrimientos eternos.

María, purísimo incensario de oro,

que ha contenido a la Trinidad excelsa;

en ti se ha complacido el Padre, ha habitado el Hijo,

y el Espíritu Santo, que cubriéndote con su sombra, Virgen,

te ha hecho madre de Dios.

Nosotros nos alegramos en ti, Theotókos;

tú eres nuestra defensa ante Dios.

Extiende tu mano invencible y aplasta a nuestros enemigos.

Manda a tus siervos el socorro del cielo.

(De la liturgia bizantina)

29 de mayo

Inmaculada. Alonso Cano

De ti llega la luz de tu mirada,

¡oh!, rayo reluciente de pureza,

que siempre ha iluminado con destreza

el alma de los hombres amparada.

Junto contigo el temor se acaba,

buena Madre que acudes con presteza

y evitas siempre en mí toda pereza,

con esa tu virtud que siempre arrastra.

Modelo, cátedra, Madre callada,

empuja mi vida con fortaleza,

pues tú eres la mujer que bien ama.

Agua clara para tanta torpeza,

mi alma, que agradece ser bien tratada,

queda iluminada con tu limpieza.

José Luis Font Nogués

27 de mayo

Con María y los Apóstoles

imploremos a Dios Padre

que, en el nombre de Jesús,

nos envíe al Espíritu Santo.

Padre, en el nombre de Jesús,

por María Inmaculada,

danos tu Santo Espíritu

Gloria al Padre,

gloria al Hijo,

gloria al Espíritu Santo,

y gloria a Santa María.

Ricardo Martínez Carazo

26 de mayo

Al cielo os vais, Señora,

allá os reciben con alegre canto;

¡oh, quien pudiera agora

asirse a vuestro manto

para subir con Vos, al monte santo!

De ángeles sois llevada

de quien servida sois desde la cuna,

de estrellas coronada,

cual Reina habrá ninguna

pues por chapín lleváis la blanca luna.

Volved los blandos ojos,

ave preciosa, sola, humilde y nueva,

al val de los abrojos

que tales flores lleva,

do suspirando están las hijas de Eva.

Que si con clara vista

miráis las tristes almas de este suelo

con propiedad no vista

las subiréis de vuelo,

como perfecta piedra imán al cielo.

Fray Luis de León